En el barbero

Le tiembla demasiado el pulso en su lucha contra los elementos. Ha roto la maquinilla eléctrica, con su afán de hacerlo todo y luego ha ido escondiendo las piezas en el armario del baño, entre las toallas.

-Es que se ha debido romper la maquinilla

-Y luego ha desaparecido

-Algo así será

-Pues tendré que afeitarte yo, al viejo estilo

-¡Hay que ver qué cosas se aprenden en el barbero!

-Sí, ¿verdad? Será que como no hay nada que hacer, sólo esperar…

-Yo por ejemplo, aprendí a podar escuchando a un hombre que lo explicaba, ¡oye!, con todo detalle…Y yo me iba quedando con lo que decía y luego me fui a la viña y unos peros que había, osea que no eran perales de esos que dan peritas dulces, no, de esos no eran; lo que daban era unos peros duros y un poco ácidos, que iban muy bien pa ir bien del vientre -se ríe – Luego mi padre los vendía en la tienda y hacía esa propaganda…

Mientras me habla, termino el aseo, le ayudo a vestirse, le pregunto si quiere salir

– No, que estoy muy cansado. Me quedo aquí, que se está muy bien entre almohadones

Se queda con los ojos cerrados, en silencio. Voy a la cocina, pelo algo de fruta y vuelvo

-¿Te apetece comer este poquito?

Se asusta con mi voz y da un respingo. Mira el tazón con trozos de fruta

-¡Menudo florecieron esa primavera! y ¡Menudos peros dieron ese año! ¡Uy, daba gusto verlos!

Y vuelve a empezar desde el principio la historia

-No sé si te lo he contado, pero yoooo… aprendí a podar en el barbero…

57 pensamientos en “En el barbero

  1. magdalena

    Parece que hoy soy la primera en felicitarte, Note, me alegro, siempre voy muy rezagadita.
    Dile a Pablo que está muy guapo así de rasurado y que continúe comiendo peros; mi abuela metía la fruta en el recipiente donde había depositado sus humanas aguas durante la noche. Cuando se apodera de ellos una idea, la adoptan hasta convertirlas en un complemento de su vida.
    Besiños cariñosos palmeiráns.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Ay Luna, si estuviéramos más cerca!
      Esa era mi idea original con el blog, intercambiar experiencias con gentes con Parkinson y alrededores, pero no encuentro a nadie con esa etiqueta, salvo aspectos “técnicos”🤷
      En cambio os he encontrado a vosotros, que sois enriquecedores😊💓

      Le gusta a 2 personas

      Responder
      1. Luna Paniagua

        Si te sirve el Alzheimer, yo tengo algunas experiencias, no muy actuales porque el pobrecito ya está bastante bajo… Ya ni siquiera se repite una y otra vez. Lo único que he escrito sobre ello fue una especie de carta, el año pasado en su cumpleaños.
        Y mi suegra le sigue los pasos a gran velocidad. Ley de vida, que dicen, ¿no?

        Me gusta

  2. tecuentodeviajes

    No puedo dejar de ver siempre los muchos paralelismos entre la vejez y la niñez… ay que tierno ese momento de esconder la maquinilla como quien no quiere la cosa 😉 Se aprende mucho escuchando en general 😉
    Los últimos modelos de camisetas son muy interesantes 😉 ya mismo te montamos aquí un mercadillo 😀 Dos abrazos enormes a repartir.
    P.D.: en mi rinconcito del Sur del Sur los “peros” son las manzanas amarillas, antiguamente nada más que había manzanas rojas y amarillas, pues a las segundas se le llamaban así, hoy serán “Goldensmith de la bahía” o vete tu a saber 😀 jajaja A diferencia de los “peros” de Pablo…estos no eran ácidos y no tenían efectos secundarios 😀 jajaja

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  3. evacobogonzalez

    Pablo se las sabe todas y por eso, las cuenta otra vez, para que no se nos olviden a nadie… Mi padre está ahora en este mismo punto… Qué tendrá la cabeza que se atasca en temas determinados?? Un misterio por resolver ( ahí te lo dejo Note, para que hagas de Carvalho)😂😂 un beso para ambos

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Tiene que ver con ese paralelismo con la infancia del que habla Cristina: de niños nos encanta oír una y otra vez la misma historia, nos sentimos seguros sabiendo (que los cabritillos vuelven a salir de la tripa del lobo sanos y salvos) el final. Las historias nuevas(lo que ahora pasa, desconocemos su desarrollo y tememos lo peor) nos deja irrequietos.
      Besos y cariños 😊💓😙

      Le gusta a 2 personas

      Responder
  4. justi

    Enternecedor diálogo.
    Una misma historia puede ser siempre nueva.
    La memoria en un laberinto
    y sin encontrar la salida.
    Nublados quedan
    los capítulos biográficos.
    Y lo que es más duro
    todas aquellas voces y rostros
    que le amaron.
    Todos tenemos vivencias de esas
    con familiares.
    Me gusta que con tu gracioso texto y grabado
    arrojes tanta ternura.
    Sonreímos mientras se nos encoge el corazón.
    Nada mejor..
    Abrazos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  5. Estrella RF

    Los recuerdos de Pablo, oasis entre la nebulosa de sus pensamientos. Regresión a otros momentos de su vida que poco a poco va desgranando para disfrute nuestro.
    Resulta tierno y triste a la vez porque la vida se le va reduciendo a los recuerdos, desconectándose un poco de la realidad.
    Me encanta su camiseta, dibujo sobre dibujo… eres toda una artista, ya lo sabes. Pablo tienen mucha suerte y nosotros también de leerte.
    Abrazos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s