Lo que pasó cuando su padre intentó purgarle con agua de carabaña

Se está negando a comer y dormita casi todo el día. La doctora dice que es por demencia y me ha recetado unos sobres para disolver en agua que le abrirán el apetito, parece.

Le acerco la cuchara con el brebaje

Aprieta los labios y me rechaza enfadado

-¿Qué quieres, darme un purgante? ¿También se estila ahora eso? Pues no vas a poder conmigo, no ha podido ni mi padre…

Sé cuál es la historia a la que se está refiriendo porque me la ha contado ya otras veces. Parece ser que cuando él gastaba pocos años, los médicos recetaban para limpiar el hígado y eliminar lombrices,”agua de carabaña” o “aceite de ricino” y los padres obedientes purgaban a los niños con regularidad

Pero Pablo se negaba en redondo a tomárselo, así que su padre dijo, “trae que verás cómo se lo doy yo”

Pablo apretó los dientes, su padre hizo palanca con la cuchara y un diente (que sería de leche) salió disparado por el aire, su padre retrocedió asustado

Mientras su madre

se llevaba las manos a la cabeza y el agua de carabaña salía rodando por el suelo de la cocina…

Empiezo a contarle la anécdota y veo que va prestando cada vez más atención. Carraspea, se aclara la garganta y dice

-¿Y tú cómo lo sabes? ¿Es que estabas allí?

Anuncios

34 pensamientos en “Lo que pasó cuando su padre intentó purgarle con agua de carabaña

  1. evavill

    El acite de ricino era lo que les daban a Zipi y Zape.
    Con esos recuerdos no es de extrañar que no quiera lo que le das.
    Me gusta el fondo que le pones a los dibujos de la infancia de Pablo, parecen soñados.
    Un abrazo enorme, Note.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Y también fue un método de tortura y humillación en las posguerras. No sé si has visto Amarcod de Fellini.
      Los fondos son combinados de filtros. Hago una foto al dibujo y como a veces no tengo tiempo de darle color, pues se lo doy con tratamiento fotográfico.
      Ese abrazo recibo y respondo con ganas, Evavillquerida

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. Laura Antolín

    Recuerdo la botella de agua de Carabaña, mi abuela la manchega era muy devota.No sabía tan mal como el aceite de ricino. Pero bueno, tú eso ya lo sabes… porque estabas allí. Que se nos mejore. Igual si asas boniatos se le despierta el apetito por el aroma del horno. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Acabo de hacer buñuelos
      y tienes razón en lo que dices, los olores son los que traen más recuerdos
      Aquí estamos hablando (a él ya le cuesta encontrar las palabras) del tiempo de los Santos y de los dulces que hacía su madre. ¡Qué buen refugio es la infancia! Aunque se hayan vivido trabajos y penalidades…
      Te abrazo Laura

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  3. tecuentodeviajes

    Que complejo el mundo neuronal… 😦 A ver si la medicación ayuda y le devuelve el apetito 😦 y a ver si se le curan del todo las heridas, que las tiritas de la ilustración dan pistas de que ahí andan todavía. Yo el agua no la conocía, el aceite de ricino y el de hígado de bacalao sí porque mi padre también me contaba como su madre se lo daba 🙂 . Debía estar re-asqueroso … parece que el retrogusto es casi imborrable 🙂 y que a nuestro don Pablo le costó un diente 🙂 … pero como tu ya andabas por allí todo esto ya lo sabes 😉 Os mando otro enorme bidón de energía marca ACME. Un abrazo enorme ídola, buen finde.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Ya lo creo, no hay quien nos entienda por dentro, Cristina
      porque estamos todos un pocolocos, yo creo. Las heridas del golpe se le van curando muy bien y muy rápido, es como “Lobezno” en esos poderes😉
      Y eso de las purgas, sale mucho en la literatura y el cine que gira alrededor de esa época, debía de ser horripilante, ¡Cualquiera abría la boca!😉
      Me llega, me llega la energía 🙌🙌🙌🙌
      Qué buena es la marca ACME, nunca defrauda!
      😁😊❤️😗😗

      Le gusta a 2 personas

      Responder
  4. carlos

    Entonces las medicinas para pasar por buenas, debían tener un sabor horroroso. Excepto el Calcigenol que dulzón y zalamero ocupaba plaza de interino para la leche. El aceite de hígado de bacalao decían que era para abrir el apetito, pero creo que era mentira, sólo aportaba las vitaminas de la carne inexistente que acompañaba a las patatas. Un abrazo.
    Espero que pronto recupere el apetito.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  5. palmeiralibre

    La doctora dirá lo que le parezca; pero Pablo bien que razona. No me extraña que no quiera tragarse la purga: todavía le quedarán reminiscencias del condenado aceite de ricino.
    Al principio me ha entrado pena al verlo tan postrado en la cama, con ese realismo que imprimes a tus dibujos. Pero luego no he podido evitar la carcajada.
    De “Amarcor”, lo que me quedó grabado fue la imagen del chaval asfixiado entre la pechuga de la estanquera. Estupenda película costumbrista.
    Abrazos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  6. Antonio Pavón Leal

    Esta historia la he vivido en carne propia. Pero no era mi padre quien me purgaba sino mi abuelo materno, y no con agua de Carabaña sino con aceite de ricino. Una experiencia desastrosa. Más o menos como tú la cuentas. Comprendo el rechazo de Pablo. Buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Parece que las purgas fueron una práctica común entonces; amarga en todos los sentidos. Ayer oí contar a alguien que ahora se hacen limpiezas de colon como terapias de “medicina” alternativa (por fanatismo “saludable” no como preparación a prueba alguna)…
      Que tengas buen fin de semana, amigo

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  7. laacantha

    “Durante el siglo pasado tuvieron una gran fama por sus efectos purgantes, también se les atribuían propiedades rejuvenecedoras.Fueron declaradas de utilidad pública el 4 de mayo de 1928. ”
    Hice una pequeña investigación y ahora, sí..lo sé todo de esta agua y de sus propiedades. Lo de rejuvenecer me animó muchisimo. Gracias por mencionar. Salud y paciencia para ti y para Pablo. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      No me creo que vayas a probar el agua de carabaña (para rejuvenecer???)?
      😁😁Sí alguna vez vas a la Isla de Hierro (Canarias) prueba a beber del Pozo de la Salud, tiene esas mismas propiedades. Y ahora te pongo una de mis citas preferidas, atribuída a Picasso: “el que fue joven una vez, lo es para siempre”😊😗

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s