Señales de otoño

En este lado del mundo, en otoño, los árboles se mantienen verdes

Y asoman flores exóticas entre los huecos de las tapias blancas

Las gente que por aquí viven, mantienen en otoño las sandalias

O si se ponen algo de abrigo

Siempre se descalzan en la playa

Me siento enfrente de Pablo y le cuento las cosas que he visto. Presiento por su mirada que ha empezado a interesarle lo que digo

-Pablo, aquí no se nota el otoño, todos los árboles siguen verdes, no se ven volar las hojas, ni hace frío

– ¡Qué sabrán las palmeras! – me dice

Para saber en el tiempo que estamos, hay que mirar las parras…si empiezan a arrugarse y aaa…marronar las hojas…- se para, busca las palabras, carraspea- es que vienen “Los Santos” que es el tiempo de sembrar…las habas y los guisantes yyyy… cosas de invierno…

Luego se calla, deja de mirarme y se vuelve a su mundo, a seguir gesticulando con las manos, haciendo nudos en la manta, tejiendo lo invisible

Anuncios

32 pensamientos en “Señales de otoño

  1. nievesvapi

    El post es precioso Montse =) Siento escribirte por aquí, siempre me da un poco de apuro escribir en público. Me impresiona mucho la última imagen de las manos. Sobre todo porque desde pequeña (y me sigue pasando cuando tengo algo en la cabeza), yo también hago nudos en las mantas!

    Os mando un abrazo fuerte. Espero que tengáis buena semana.

    Nieves

    Enviado desde Outlook

    ________________________________

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. carlos

    Es una entrada muy hermosa. Acá crepita la chimenea desde hace días, a pesar de que los árboles aún mantienen algunas hojas, parece que el invierno ha llegado anticipado. Es tiempo de sembrar los ajos y recoger manzanas, membrillos y peras de invierno para preparar los consoladores dulces. Parece que para repescar a Pablo hay que pisar el terreno que mejor conoce. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  3. tecuentodeviajes

    El “qué sabrán las palmeras” me ha encantado 😀 jajaja La que sabe es la parra y don Pablo 🙂 Precioso relato de principio a fin, desde los alegres colores del otoño mediterráneo…a esos tiernos nudos invisibles…ya sabes que sus “juegos malabares” me resultan muy significativos…
    Espero que esté mejor de la infección y de la anorexia. Dos abrazos grandes y calentitos,… aquí hace fresquete, parece una precuela del invierno 😀 …pero yo, al igual que las palmeras 😀 , no tengo ni idea 😀 buen comienzo de semana. Besitos gordos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  4. saricarmen

    El otoño hace mutis por el foro, Note, en esos árboles cargados de frutos y hojas. Y la playa ahí nomás… ¡¿Cómo abandonar las sandalias?! Y, claro: las palmeras qué saben de estaciones… ¡Pablo es el sabio! ¡Hermosa entrada, Note! ¡Graaacias
    😘😘😘😘😘

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  5. Luna Paniagua

    Qué bonito eso de guiarse por las señales de la tierra, que al fin y al cabo era supervivencia, pero esa sabiduría se está perdiendo y desaparecerá y es una pena. Aunque igual sé lo mismo que las palmeras y estoy equivocada…
    Aquí hemos guardado las sandalias y sacado guantes y gorro; y vemos las cumbres blancas.
    ¿Qué tal la infección? Espero que sucumbiendo frente a Don Pablo y su fiel escudera 😉
    Abrazos

    Le gusta a 3 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Yo conozco en el pueblo gente joven que aprecian las labores de la tierra y tienen esas manos que para todo valen, como Pablo…Ni creo que se “pierda” la sabiduría de ver las señales, ni que las palmeras sean ignorantes, es sólo que están un poco más altas que nosotros y aparentan, con esas cabezas despeinadas, vivir despreocupadamente😁
      Y contra la infección, seguimos en lucha, compañera👉💪👈
      Abrazos vengan y van los míos 😊😙💓

      Le gusta a 2 personas

      Responder
      1. Luna Paniagua

        La verdad es que aquí hay una escuela de pastores y hay gente joven. También hay bastantes huertos…
        Alta, despeinada y con pinta de estar en babia… definitivamente tengo algo de palmera 😅
        ¡Ánimo con esa lucha!

        Le gusta a 2 personas

  6. Rukadecolores

    Ayyy…
    Que puedo decir…
    Me encanta!!! Biennnn!!!
    Se me ha quedao una sonrisa en la cara de esas que no se pueden quitar. 🙂
    Mañana me la pongo y no me la quito en todo el día.
    Saludicos de colores y gracias por los dibujos y las palabritas 😉

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  7. palmeiralibre

    Triste y muy poético: “cuando los santos se van marchando…”
    Por “la vieja” son las tres de la madrugada. Hoy he venido de pura chiripa al ordenar -a echar un vistazo a un correo que me anunció mi hermana y tenía sin leer- y no he podido pasar sin comprobar si había noticias de Pablo.
    Me alegra que todo siga en orden. .
    Un abrazo a los dos.

    Me gusta

    Responder
  8. Carlos Montalleri

    Siempre la sabiduría popular y la experiencia nos han mostrado el camino de la naturaleza, como ha dicho Pablo en su reflexión. Para los urbanitas es toda una lección de conocimiento. Recuerdo que mis abuel@s pronosticaban con solo ver las nubes, sentir el viento o escuchar unos graznidos. Pura ciencia. Un abrazo y enhorabuena por este y por todos su textos e ilustraciones. Y otro abrazo para Pablo 😊

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s