Archivo de la categoría: Sin categoría

Premio red-volución

redvolucion

Mi amiga bloguera Claudia  desde su blog https://espaciodeimagenesypalabras.wordpress.com/author/espaciodeimagenesypalabras/    ha elegido el blog de Pablo (darecadodemi) para este premio encadenado. Yo tengo poco tiempo, pero voy a su blog cada día porque sabe mucho de arte y descubre pintores, fotógrafos de gran intensidad poética. Además también escribe con gran sensibilidad y me alegra mucho haberla encontrado en este extraviado laberinto de breves existencias en la bloguería.

En este caso, el premio viajará en cadena. Cada persona premiada, tendrá que nombrar otros tres blogs que sean de su agrado y cada uno de estos blogs a otros blogs y así sucesivamente.

De manera que cada blog estará ayudando a dar visibilidad a otros blogs.

El objetivo no es otro que reconocimiento, colaboración y deseos de éxito, todo ello cargado de cariño, de ahí su forma de corazón.

 Como siempre sucede, elegir es el dilema porque hay tanto y tan  interesante que, durante un rato, he vivido una crisis de ansiedad al darme cuenta de que NO podía romper esta cadena (tampoco)

De manera que ahí van mis sugerencias de lectura:

 

Movimiento y relato

 

Viajes y regresos

 

Sin ti no soy maga

 

Herméticamente recto. Artesanía en papel

 

Si quieren saber mis motivos, pasen y vean

Anuncios

Siendo invierno, es natural que haga frío

-Pablo, ¡que está nevando!

-Sí ya llevo viéndolo mucho tiempo por la ventana…

-Y ¿cómo no te has levantado? ¿te encuentras bien?

-¡Pues claro! Lo que tiene es que estoy aquí a gusto..

-¿Te traigo el desayuno a la cama?

-Pues no vendría mal…

img_20170118_164350051.jpg-Cuando nació mi hermano Ángel, ¡cayó una nevada!…Y me acuerdo que tuve que quitar la nieve con una pala hasta la carretera, para que pudiera entrar el médico…

-¿Cuántos años tenías tú?

-Pues trece serían…-Suspira y sorbe un poco de leche- Nacieron tres ese año, un hijo del alcalde, el nuestro,  y una niña que era de una familia muy pobre, muy pobre …-suspira, se traga las pastillas, recordando- No sé cómo la pondrían de nombre, porque se quedó con el mote de “malaño”…Y es que ese fue un año muy malo, el cuarenta y uno, ¡como aquel ninguno! Eso se decía… Y entonces hoy, ¿no salimos?

-Sí quieres. Nos abrigamos bien, porque hace mucho frío, ¡eh! …y damos un paseo…

-Siendo invierno, ¡es natural que haga frío! Quítame estos enredos que me levanto…