Un golpe y dos chichones

Se cayó de noche y se hizo dos heridas, una a cada lado de la frente.

Llamamos y vinieron enseguida en nuestra ayuda, uno de ellos parecía un gigante

Con qué fuerza se agarra y qué bien se sube al coche, dicen admirados de su agilidad

Estos enfermeros le revisan la herida mientras él se deja hacer sin soltar ni un gemido. La herida es leve, nos dicen y nos envían de vuelta a casa, con el encargo de ir el lunes a la consulta de enfermería para cambiar el vendaje

Ya en casa, hace un hatillo con la manta que le pongo en las rodillas y dice que se va a dormir al campo, que es allí donde se duerme bien y que además su cama está llena de gente y que, cómo los va a echar, si no tendrán a dónde ir

Pero si soy yo, le digo, que me he tumbado aquí en tu cama para hacerte compañía. Ah! Con que eres tú, dice, ¡como tienes esos malos pelos, me pareces un león!

Anuncios

60 pensamientos en “Un golpe y dos chichones

  1. Laura Antolín

    Tuve que reírme por los dibujos, los dos últimos cuando ya volvió el color. El de la tanta gente en su cama y el tuyo de león. Los primeros, con esas sombras negras, me pusieron alerta. Pero ya vemos que volvió sano y salvo, y que todo fue un susto. Sí, qué grandes son los camilleros cuando se les necesita… Y qué grande tú haciéndole compañía, que hasta pensó que eras multitud. Un beso enorme a los dos, y mucho sana-sana-culito de rana para Pablo. Y que no se te escape a dormir al raso que anda mucha gota fría.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  2. saricarmen

    Al comienzo de la lectura hasta parecía que a mí me dolían los nuevos chichones de Pablo; pero luego, tus dibujos y esa cabeza de león acabaron por arrancarme más que sonrisas…
    Pablo oscila entre su mundo, la realidad y tu amoroso cuidado, Note. ¡Enhorabuena tus habilidades artísticas y literarias! ¡La luz y el aire fresco se cuelan a raudales por ahí!
    ¡Muchos abrazos!
    😘😘😘😘😘

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  3. justi

    Pesadilla en la noche.
    Saltar de la cama sin lona protectora. Caída…
    ¿Huyendo de qué nube tropezó?
    Litera, ambulancia, urgencias y vuelta a casa.
    Recuerdo escenas paralelas vividas con mi suegro enfermo de Alzheimer.
    Al final tuvimos que poner barreras protectoras en la cama. Para que así no aterrizara en el suelo con su dura y roja frialdad.
    Que tengas fuerza, amigo,
    para destruir pesadillas que acosan las noches
    Desconozco los escudos y espadas que hayas de usar para desterrar a tantos duendes no invitados a su cama.
    Pero sé lo intentas.
    Ánimo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  4. whatgoesaround

    Vaya, siento mucho el golpe, pero es un alivio saber que no ha sido nada grave. Poco que añadir a lo que han dicho otros. El final es graciosísimo, con el comentario de Pablo sobre tus pelos y el dibujo del león (y el otro). Te llamaré Rod Stewart a partir de ahora. Está en buenas manos, y cuidaros mucho.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  5. palmeiralibre

    Y yo sin enterarme… Siento lo de Pablo y me alegra que se haya quedado en un susto. Logradísimas ilustraciones (por sí solas lo dicen todo), con tal realismo que parece van a soltarse a hablar. Lo tuyo es un arte en estado puro que transmite ternura, humor y amor. Pero es que el modelo sugiere todo eso. Un buen tándem.
    Abrazos a los dos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s