Archivo de la etiqueta: viajes astrales

“qué importa saber quién soy, ni de donde vengo, ni por donde voy…”

 

(Al teléfono y a voces)

-Faustinooo ¿sabes quién soy? (-…-) -Claro que te conozco, el que no me conoces eres tú ¿a que no sabes quién soy? (-…-) -¿Que no eres Faustinooo?¿Entonces quién eres? (-…-) –¡Ah, coño! Adela, y Faustino ¿dónde anda? (-…,…-)- Faustinooo ¿no me conoces? ¿sabes quién soy? (-…-)-Y ¿qué tal por ahí? (-…-) -Pero eso de los dientes no es ná, yo también los tengo postizos y como hasta turrón del duro (-…-)-¿Que no puedes? Sí hombre, tú lo que tienes que hacer es dar mordisquitos pequeños, y en siendo dulce, ya verás qué bien pasa (-…-) -No, las tajás*  yo tampoco puedo, me las hacen puré, ¡qué se le va a hacer! (-…-) -Pero esooo ¿te pasa de verdad? A ver si va a ser como las pataletas que te daban de chico, y que dijo el médico que no te hicieran caso, que lo hacías tú para llamar la atención (-…,…-) -Entonces, es cosa seria dices, bueno hombre, tú come y da buenos paseos por ahí (-…-) -Sí, estoy aquí en Madrid; yo… donde me quieran llevar (-…-)- Sí, y que tienen a J… hospitalizao, eso dicen, ¡cosas que pasan! (-…-)- Pero tú anímate hombre.

img_20161204_202648517.jpg

 

(tajás*) se refiere a la carne con hueso

“Y esto es tan alucinante, que hace días que no…”

(Pablo)-Esto que me estás diciendo, yo no lo entiendo…

(Sr.irregular)- Pues que es la hora de cenar y las pastillas

-Pero si hace poco rato que me he “dispertao”…no pueden ser más de las nueve o las diez…

-Sí, así es, pero de la noche

Desconfía, sale a la terraza, se queda un buen rato mirando el cielo de Madrid

-He perdío mucha vista, yo antes distinguía perfectamente la luna y todo lo del cielo…pues anda que no he dormido yo pocas veces al raso…

-Si fuera verano, te sacaba la hamaca para que durmieras al raso como dices, pero hace un poco de frío, ¿no?

-Con frío y todo dormíamos, arropaos con una manta… y si tenías suerteeee, arrimao a algún animal para que te diera calor.

-Como el portal de Belén

-¿Y cómo es que he pasao to el día durmiendo?

-Que noooo, que te habrás dormido un rato mientras preparaba yo la cena, y has debido de tener uno de esos sueños raros…como ese que me has contado de “que te están buscando porque se creen que te has perdido…”

Sigue mirando el cielo, muy atento

– Sí, se ve que estamos por la parte de Castilla, porque estoy viendo cosas que nooo, que no…Y ¿por qué parte me están buscando?

wp-1480689820276.jpg

Mirando unos pies en la puerta

Abro la puerta de su cuarto para preguntarle si quiere dar un paseo y que no se le haga tan larga la tarde. Está envuelto en su manta naranja mirando al suelo fijamente. No me responde ni se mueve durante unos segundos. Le vuelvo a llamar. Levanta la vista hacia mi y se ríe

-Estaba mirando que había ahí unos pies en la puerta y he pensado: “por encima de los pies debe de haber algo”…Hasta que he oído que eras tú y te he visto.

Tiene esas cosas que te dejan descolocado por momentos y no sabes si está haciendo un chiste o si está llegando de uno de sus “viajes” y estás observando su recomposición molecular y adaptación al mundo

-¿Quieres salir?

-No, que estoy aquí tan a gusto…

Se oyen disparos y explosiones

-¿Estás viendo una de tiros? ¿O son las noticias?

-¡Qué se yo! En todos “laos” hay guerras y gente que mata…

su-cuarto

el perro guardián

En uno de nuestros recorridos habituales vemos a este perrete, guardián de una finca. Nos ladraba al principio, pero ahora se queda mirándonos mientras pasamos, eso sí, siempre en postura de alerta.

-¡Ese es un buen perro!…nosotros tuvimos uno parecido -ahora es cuando no sé a qué época está viajando en su memoria- Una vez se le cayò algo de carga a la burra mientras regresábamos de la viña en una tormenta y no nos dimos cuenta. Y cuando llegamos a casa nos echamos a deber de que el perro no había vuelto con nosotros y nos extrañamos mucho. Y, ¡oye! A la mañana siguiente cuando regresamos a la labor, vimos que el perro se había quedado toda la noche al lado de la carga que habíamos perdido, bajo la tormenta y todo…Pero tú no conociste aquel perro, ¿no?- se queda pensando y dice- ¡Ah! si tú no habías nacido para entonces…

Cuando se le viene algo a la memoria lo cuenta tan vívidamente, que no sé bien si sigo a su lado frente a esta verja y mirando a este perro o me ha llevado con él en su “DeLorean” a ese pasado donde había uno parecido, guardando la carga bajo una tormenta.

img_20161018_105015274

viaje en el tiempo

Yo creo que se le hace el día muy largo. Se fija en detalles y episodios del pasado y regresa a ellos con regularidad. Me los describe con el mismo entusiasmo que los habrá vivido, como si los estuviera viviendo de nuevo y se enfada conmigo si yo le corrijo alguna cifra: fechas, precios, coordenadas … En su máquina del tiempo él es el capitán, él maneja los mandos y pone y quita a su modo, quién estaba allí, quién cazaba los mochuelos, quién podaba mejor las olivas, quién hacía más cargas de leña y cuánto entregó su padre al padre de su novia por la “pedida”…después se mira el reloj (ya de regreso) y dice

-Uuuuuuh, qué pronto es todavía!

img_20160921_100301154