Archivo de la etiqueta: Sacrificio

Con el fin de que le de más el sol y se ventile

-Entonces ¿Qué? ¿ te gusta este terreno? ¿te vas a quedar por aquí?

-¡Bueno!, aquí se está bien, pero yo soy más de ciudad

-Yo, como he vivido siempre en el campoooo, he aprendido todas estas cosas

– Y esto de la poda ¿Cómo sabes por dónde hay que cortar?

– Pues mira, esto es “la saca” y esto de  aquí es “el puesto”. El puesto es lo que se deja y la saca es por donde hay que cortar.IMG_20170504_232836119.jpg

Que la poda no es otra cosa que abrir camino al sol. A las parras, igual que a los naranjos y a los árboles todos que plantes, hay que aliviar de peso, así por dentro, porque si no se vuelven salvajes y crecen por arriba y por abajo, mucha fronda y poco fruto. Y en eso consiste el cultivo, en ordenar las cosas a tu gusto, en darles forma para que den más beneficio

– Y ¿esto se hace así para que den más uvas y más gordas?

-Para eso y también se hace para que no tengan enfermedades, porque si dejas esto así como ello quiere, acaba no dejando entrar la luz ninguna y por la umbría y la falta de aire se pierde entera la cepa.

Razón de padre

IMG_20170318_203011992.jpg

-Y mi padre, cuando vio cómo había podao unos peros que teníamos en la viña que daban unos frutos muy duros pero eran buenos pa comer por las mañanas y limpiarse, pues llegó a casa y me dijo: “¡Cago en Dios! Si llegas a estar allí te pego una paliza con una de las varas que has quitao de esos árboles” Y mi madre le dijo: “Cállate y guarda las varas hasta la primavera y si no florecen más de lo que han florecido hasta ahora, que llevan ya años sin frutar, pues le pegas con ellas”.

-Vaya padres había… Tú ya no has sido así…

-Yo no. Yo cuando me quedé viudo, al tiempo se quedó viuda la mujer que nos vendió esta casa y al año que vine a verla,  pa arreglar papeles sería,  se ofreció para que me viniera aquí con ella -me mira abriendo mucho los ojos- Pero yo no podía quitar a mi hijo de los estudios, ni traerle aquí tampoco..Y ¡bien que le ha lucío! Y que no para de estudiar, que yo le he visto cuando he estado en su casa ¡Menuda habitación tiene de bien prepará! ¡Llena de libros!

-Estás orgulloso de tu hijo

-¡Pues claro!

-Y los peros ¿florecieron?