Archivo de la etiqueta: manías

Los santos inocentes

-Pablo, no te pongas la gorra que hoy está lloviendo..

-No será para tanto, serán unas chispas

-Que no está el tiempo para dar paseos

-¿un paseo dices? Pues el caso es que sí, llévate el paraguas “pasiacaso”

Oye lo que le parece y anda por el medio del camino y se ríe si le advierto que hay que ir por el lado izquierdo. Camina como si la calle fuera suya, y así es, ha ido creando un mundo interior en el que vive “divinamente”, una isla en la que los demás somos el ruido de las olas. Cuando se acerca un coche, o  un grupo de ciclistas y le digo que se eche a un lado, siempre, siempre, se para, se da la vuelta despacio a comprobar que no le estoy engañando, porque él no se cree cualquier cosa que le dicen, pero no sólo hoy, día veintiocho de diciembre…¡Todos los días del año!

A veces me impaciento y le aparto yo tirando de su manga hacia mi lado (es muy fácil moverle, como si no pesara nada, su cuerpo no ofrece resistencia)

-¡Algún día te atropellan, o provocas un accidente!

-Qué exagerá, no será para tanto…Si tienen sitio de sobra…¡Que se aparten ellos!

Y el coche ahí esperando que Pablo decida dejarle pasar. ¡qué inocente!

img_20161226_203850_processed

 

Desayuno real

-(…)Pues han dicho de él por la tele que hasta quería la corona antes de casarse…

– ¿Cómo le tienes tanta manía? ¿qué más te da a ti si tiene ambición o no? Ni que fuera un Lannister, el muchacho…

-¡Uy, que no! Porque no tengo yo poderes, que si noooo le echaba un mal de ojoooo… y no le iba a quedar más remedio que irse…-se ríe-Vamos a tener que cantarle el cantar que cantábamos antes (canta por lo bajini el “himno de Riego”)

-¿Ese cantar? Pero si ya tiene la corona porque es Rey.  Ahora somos Monarquía Parlamentaria. ¿entiendes eso?

– Claro que lo entiendo…si yo siempre he estado al tanto de la política…lo que no sé es qué pasa con el Rey de verdad yyy…¿qué hace ahora, el hombre?img_20161024_235114834

-Pues jubilado y sin preocupaciones: dar paseos, plantar guisantes, contarles a sus nietos las fábulas de Esopo…cómo tú.

-¿Eso? -Me mira…No sé fía… Parte con cuidado el pan frito y lo ensopa en el chocolate

-¡Claro!-le digo- Y le dejarán desayunar chocolate ¡todos los días!, que para eso es de la realeza…

-Es mejor sólo los sábados…¡En la variedad está el gusto!

alucinaciones y dispersiones

-¿Has visto qué bien colocaditas han quedado las cañas?

-Porque estuvo ayer un hombre aquí, colocándolas

-¿Qué hombre va a ser? ¡Era yo!

-Bueno, “hacer” lo que queráis…pero yo estaba allí sentado, al lado del botijo y vi, claramente, a un hombre colocando las cañas…-lo afirma categóricamente, ¡no vayamos a pensar que le podemos engañar a él!-

-¡Algo tendrá el agua de ese botijo!

-La que era buena era un agua que traía un hombre desde un manantial del Pusa, ¡tú sí que conocerás ese río!…Lo traía en una tinaja subida a un carrito pequeño, tirado por un borriquillo…y, oye, las mujeres iban con su cacharrillos a llenarlos a la tinaja, que tenía un grifo…porque ese agua sí que cocía muy bien los garbanzos…

-Y ¿por qué no iban ellas al manantial?

-¡Porque estaba a cinco kiloooometros! – (mucho leer pero no sabemos a qué distancia está el río del pueblo)

img_20160925_155114012-1

círculos excéntricos

Vuelve una y otra vez a detalles del pasado que carecen totalmente de importancia. Y al concentrarse, sin razón alguna en esa pequeña anécdota y contarlo una y otra vez, sin permitir ninguna interrupción por nuestra parte, de principio a fin, de la misma manera o con algún adorno o extensión momentáneo, lo convierte en una obsesión.

Le acabo de decir que hoy no salimos, que está lloviendo. Pero lo ha olvidado.

Dejo de prestarle atención, vuelvo mi mirada al café, al libro, a las noticias en el móvil…a todo eso que para él es “la nada”.

-Entonces…¿las pastillas ya me las he tomado? Pues ya he hecho todo lo que tenía que hacer…¿Te espero ahí sentado?

img_20160921_100158484

la ducha toca los sábados

El ritual de higiene cada mañana, suele seguirlo bastante bien: Tirar el orinal y lavarlo, afeitarse, lavarse la cara y las manos, peinarse, pasar por el bidé después de…

La ducha diaria no ha formado parte de sus costumbres cuando vivía solo y menos ahora que “no suda” y “no se mancha nunca”.

No se niega a bañarse, pero siempre le parece que está limpio (desnudarse completamente dice que no le gusta, que se ve viejo) y lo va retrasando todo lo que puede.

-Tú me vas diciendo cuando es sábado y me dejas la ropa limpia preparada, que yo no sé buscarla.

Así que eso hago, sólo que como vivimos desajustes temporales en esta casa, tenemos tres sábados a la semana.

img_20160921_100147497

con la gorra puesta

Si el sol viene de frente se cala muy bien la visera hacia los ojos y cuando es al revés, se coloca la gorra protegiéndose el cuello. La gorra es un elemento importantísimo para él. Tener la gorra puesta es estar preparado para salir, es tener el control, es estar dispuesto, es estar alerta… Se le puede olvidar el móvil, el pañuelo, las llaves (sobre todo las llaves) pero de la gorra siempre es consciente. Cuando le compré esta amarilla de “Brasil2016” me puso mal gesto y me dijo que parecía que iba a ir “de carnaval”(no porque relacionara brasil/carnaval, si no porque le pareció muy chillona) Luego se la puso y alguien le hizo algún comentario admirativo sobre su gorra y desde entonces es la que más se pone de la colección que tiene.

Cuando le veo sentado con la gorra puesta, sé que me está esperando.

img_20160921_100044265