Archivo de la etiqueta: leer salva vidas

Genoveva de Brabante

En la semana que está pasando en casa de estas buenas y acogedoras personas, Pablo come con más apetito sin que se le hagan bola las verduras en la boca y se sienta tranquilo en el sillón muy contento de tener oídos nuevos para contar sus ocurrencias.

– A mí leer nunca me ha gustao, no es que no sepa, es que se me hacen los ojos chiribitas y no me queda por menos que dejarlo y ponerme a hacer otra cosa…Al cine sí que he ido mucho, con mi novia de formalidá, que no gustaba mucho de ir al baile…y allí en el cine se veían también  buenas historias…¡Uy!, me estoy acordando de una que  llamaban Genoveva de Brabante, que era una mujer que se tuvo que echar al monte porque su marido que estaba luchando a espada, contra los moros, se creyó…¡vamos,  que contaron que ella era una mala mujer y había estao con otro!, pero no estaba y tuvo que alimentar a su hijo con raíces y yerbas, hasta que su marido se echó a deber de que todo era una falsedá de los malidicentes y se fue en su busca…

-Pero, oyes, qué memoria! -dice Paco levantando la cabeza de su libro-Si esa película debe ser muy antigua, de las mudas, de las de Rodolfo Valentino…

– Es que a mi noviaaaa…no le gustaba el baile, vamos, que no bailaba bien…y al cineee…¡Uy, al cine!

Anuncios

Lo que está escrito

Sentado sobre una piedra, no mira el mar, se pone a dibujar con su bastón sobre la arena, letras.

– Había uno que le llamaban “Cigarro”, que tenía mucho conocimiento…Se compraba manuscritos que se los traía el cartero, a saber de dónde, y los leía mientras estaba en el monte, de pastor. Una vez nos dejaron a cargo, a Nino y a mí, de unas ovejas… Serían ¡ná!, cinco o seis tó lo más, pero ¡lo que es no saber!…pasó él llevando su ganao y se nos fueron las ovejas detrás, pero él las separó y nos dió instrucción de careo. Luego más adelante, me acerqué a él pa que me ayudara a escribir una carta… IMG_20170723_121530.jpgMe estuvo dando unas lecciones y me dejó uno de sus manuscritos, donde venían las muestras de las palabras y yo, ya por mi cuenta, iba escribiendo en la tierra lo que quería decir, luego lo comparaba con lo del manuscrito y si estaba bien pues ya lo escribía en el papel…Y se conoce que no lo hice muy mal porque al poco recibí la respuesta…que era de una chica que se había ido a servir a Madrid, dándome razón de cómo era la vida fuera del pueblo.

leer salva vidas

Hemos visto alguna rata campando a sus anchas por el huerto y metidas, a veces, en la caseta donde guardamos los aperos y algunos platos y vasos para cuando hacemos comidas allí, yyyyy… aunque somos amantes de los bichos, sabemos que estos animalitos tan monos pueden transmitir enfermedades y eso no nos gusta. De manera que decidimos comprar raticida y dejamos el paquete en un estante al lado de un abono para plantas en la caseta. Cuando volvimos, al día siguiente, el paquete estaba abierto con la mayoría de los tacos de veneno comidos y por allí fuera (aunque la he dibujado cerca para hacer más efecto) había una ratita muerta.

Eso me ha hecho pensar un poco en la importancia de la lectura, de la literatura…

Si Pablo pudiera leer, quiero decir concentrarse en una historia y seguirla, en un libro, en una revista, en una película o hasta en una anécdota que le cuentan, no se aburriría tanto (que es como una muerte lenta).

Y esta ratita, de haber podido leer lo que ponía en el paquete, claramente, habría salvado su vida.