Archivo de la etiqueta: Juventud

El tiempo de las cerezas

Le han cambiado la medicación de nuevo y el efecto es una relajación muscular excesiva, que le resta, aún más, equilibrio. Eso no le impide seguir mostrándose digno e independiente. No me llama cuando tiene que ir al baño por la noche, lo descubro yo por él sonido del golpe, no el que se da contra el suelo que es leve como su peso, sino el de tratar de levantarse dándose impulso; sin una queja, sin una llamada.

Cuando venimos de que le curen, (no os asustéis) una pequeña brecha que se hizo en la cabeza, unas vecinas nos traen un cesto de cerezas

Como hace algún tiempo que “no le pasa lo sólido” y estamos a dieta de flanes y papillas, las vecinas me recomiendan recetas triturando la fruta con canela y azúcar… Él dice “¡Cosas que pasan!” y hace un gesto con la mano quitándole importancia. Cuando nos quedamos sólos me pide que le lleve unas pocas, que las quiere masticar.

Las come con gusto. Coge dos de las que van unidas por el rabo, me las señala y dice

– Esto se lo ponían las chicas en las orejas ¡de pendientes!… – sonríe – ¡Qué tiempos!

El joven que sabía más de lo que cuentan por la tele

Estaba entusiasmado, contando sus historias, siendo el centro de  atención, pero su cuerpo, yo lo notaba, iba perdiendo el equilibrio y le temblaban manos y piernas. Me avisó con un gesto primero y luego ya diciéndome:

-Yo estoy empezando a tener frío, habrá que recogerse.

-Pues vamos

-He conocido que era de mis años porque sabía de todas las cosas -me dice mientras caminamos a buen paso

-¿Quién?IMG_20170502_193522.jpg

– Los otros que cantaban son muy jóvenes…No hacían más que preguntar…Como no saben…Pero ese sí, se ve que tiene buena cabeza, no como la mía que se me va…¿Qué no ves que se ha puesto a sacar  la música de la jota? Pero no le ha salío. Se conoce que no es de la parte de Castilla…No sé de donde ha dicho que era…pero conocía bien lo que hablaba…y hasta de Azaña y Largo Caballero me ha dao señas…Y ¡eso no se aprende en ver la tele! que no hacen más que contar tonterías -me señala el móvil- ¡Ni ahí tampoco te lo dicen!

-No sé, a mí se me hace que ese chico que dices es bastante más joven

-Que ese lo ha vivido, ¡te lo digo yo!