Se nos rompió el frigo y hemos ido al centro comercial a comprar uno nuevo

Esto parece un púlpito, o ¿cómo se llama eso de las iglesias? Es que me estoy acordando de Don Teodoro, el cura de mi pueblo, uno que no gustaba mucho a las beatas…y que porque cuando llegó al pueblo era el tiempo de las comuniones y preguntó que si sólo esos niños la iban a hacer, porque habían adornado con telas blancas y flores dos bancos de “alante” y le dijeron que eso era na más que pa los hijos de “Fulano” o yo no sé quiénes seríen, alguno de los riquillos…y que los otros niños que también la hacían, se sentaban detrás en los bancos sin adorno…Y el cura dijo que ¡ah,no!, que para to’s iguales, que o todos los bancos adornaos o que ninguno, entonces…Y más cosas así que fue haciendo, contrarias a lo que ellos gustaban de gobernar, ¡miá tú! Así es que, entre ellos hicieron un escrito de quejas que enviaron al obispo de Toledo, ¿Se dice así, obispo, al jefe de los curas? Bueno, lo que fuera, el caso es que la carta esa, no se sabe cómo, llegó a las manos de don Teodoro – se ríe – Y que cuando fueron a misa, le vieron allí subío al púlpito y que les dijo: “No estaba yo muy seguro de si quedarme o no en este pueblo, pero os voy a leer esta cartaaa que me ha convencío pa quedarme…Y los leyó la carta a los mismos que la habían escrito ¡Qué chasco se llevarían! Yo no lo vi porque no acudía a la iglesia, pero fue muy pregonao luego. También se dijo, no sé quién se enteraría, que’sque el secretario del obispo era hermano del cura y que por eso se la destapó a él en vez de andar con tonterías a importunar a su jefe ¡Qué se habían creído!

Después de elegida la nevera, va recontando la historia de ese cura, que era vasco, elevando la voz con emoción, para que le oigamos bien por la escalera (todos).

-Y allí que se quedó ¡Menudo era!

Anuncios

53 pensamientos en “Se nos rompió el frigo y hemos ido al centro comercial a comprar uno nuevo

  1. tecuentodeviajes

    Me gusta todo 😀 desde el cotidiano título, al atípico cura y por supuesto; las ilustraciones 😀 No sé que técnica/tratamiento has hecho, pero le sienta genial ese toque de amarillo 😉 .
    Me encanta don Pablo subido a ese mecánico púlpito 😀 , me encantan sus recuerdos y sus historias… y me encantas tu 😀 cuando acaricias las teclas y compartes tu mucho arte 😀 gracias por compartir. Un abrazo inmenso compañera de teclas y dibus 😉 y otro grande para don Pablo.
    PD: Hablando de dibus,…si te pasas por mi facebook encontrarás una novedosa y colorida sorpresa 😮 que me hace ilusión compartir contigo… y que espero que te guste… (muñeco rojo… que no sé ponerlo desde el pc 😀 jajaja ).

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Lo acabo de ver. Qué maravilla. Una idea genial. La portada preciosa. Ya estoy impaciente por ver lo de dentro 👏👏👏 Qué emoción!
      PD. A los dibus de hoy de Pablo en el púlpito 😁, he puesto un par de filtros, una vez hecha la foto con el móvil, porque estoy en el huerto y sin acuarelas y ha quedado chulo (a que sí?) Le da un toque de luz de centroscomerciales😜☺️😚😚

      Le gusta a 2 personas

      Responder
      1. tecuentodeviajes

        La historia de Virginia es preciosa 😀 . Y poder ilustrar la portada de su libro,…ha sido una auténtica sorpresa 😮 😀 …un regalo de la blog vida :D…de la blogtella para ser exactas 😀 jaja 😉 . Ya lo contaré en un futuro post 😉 . Muchas gracias por asomarte 🙂 y por tus bonitas palabras. ¡¡Muak!!
        PD: Pues te ha quedado chulísimo el filtro 😀 le da un puntito galáctico muy molón 😉 . Disfruta de ese precioso huerto y cuidado con los dinosaurios anaranjados 😀 jajaja 😉

        Le gusta a 1 persona

  2. carlos montalleri

    Por un momento me he preguntado que tiene que ver la historia del cura con el título de la nevera jajaja, pero al leer el final lo entendí todo. Me encanta como Pablo lo enlaza todo con naturalidad, desde ese simil de púlpito mecánico y ese cariño de las personas mayores que todo lo cuentan a quién quiera escucharlo. Y claro la historia muy buena cura incluido, y los dibujos también.
    Un placer pasarme por aquí, aprendo mucho.

    Le gusta a 4 personas

    Responder
      1. Alfonso Cebrián

        Sí, supongo. En Toledo hubo un obispo de apellido Miranda (me ha venido a la memoria y lo he comprobado) que murió en accidente de de automóvil el 13 de marzo de 1960, y bien puede ser el secretario de éste el hermano del cura. Porque el arzobispo era fino…

        Le gusta a 1 persona

    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Pero qué majo eres…
      De este cura cuenta muchas anécdotas Pablo que, a pesar de no ir a misa, creo que tiene a su manera un punto religioso, una moral “antigua” de encontrar hasta en lo malo, lo bueno. Ese instituto ¿Está en Alcalá de Henares?

      Me gusta

      Responder
  3. carlos

    La fuerzas vivas gobernaron durante años las vidas de la comunidad y repetían como cacatúas las lecciones que tenían bien aprendidas. Su fuerza radicaba en el parentesco de ser esposas o hermanas de aquellos afines al movimiento al que se demostraba fidelidad permaneciendo quieto. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  4. Magdalena

    ¡Hola, note! Hace muchos años me contaba mi abuela, mientras entretenía mis inapetencias, que cuando ella era una jovencita, había habido una sequía muy grande, (cosa muy inhabitual en nuestra tierra). El cura, un domingo durante la homilía, propuso sacar en procesión a todos los santos de nuestra iglesia con el correspondiente estipendio donado por el pueblo por los favores que ellos,los santos, como abogados de Dios conseguirían . Las rogativas duraron nueve días. A las siete de la tarde, abandonaban sus trabajos y todo el pueblo se dirigía a la iglesia para llevar en andas al santo que cada uno tuviese en su devoción.
    El décimo día, un domingo, con el sol que caía a plomo en el mes de abril, y mientras el cura en el púlpito deshojaba su homilía, se oyó la voz de un feligrés: ¿ Dónde está a chuvia ? ¡¡ tanto santo, tanto cura, e a chuvia non aparece !!.
    Don Manuel, el cura, miró para el escandaloso feligrés al tiempo que pedía ayuda a Sampedro nuestro Patrono, para salir airoso del trance. Al parecer el Patrono abrió con sus llaves la mente del párroco y dijo: “Los milagros solamente se alcanzan cuando hay fe, y vosotros, hombres de poca fe, que habéis venido al templo a rezar para que llueva, ¡¡ DÓNDE ESTÁN VUESTROS PARAGUAS !!”
    Besiños palmeiráns,

    Le gusta a 3 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Requetebuena esta historia. Tenía toda la razón el cura. Pablo también cuenta cosas sobre rogativas, en una de las entradas antiguas, cuando aún no te conocía está grabada su voz cantando el principio de una. Un abrazote y millón de gracias y agradecimiento por estas estupendas colaboraciones. Besiños y cariños mediterráneos ☺️😚

      Me gusta

      Responder
  5. saricarmen

    ¡Qué gran verdad a la que alude Isabel! Las historias de Pablo son entretenidas y sabías; pero si no fuesen transcritas e ilustradas tan maravillosamente, Note, ¡sería muy diferente!
    ¡Abrazos para los dos!
    😘😘😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  6. Estrella RF

    En aquellos tiempos el cura era muy importante en los pueblos y el ir a misa los domingos era un acto social. Mi pueblo era muy pequeño y no había “fuerzas vivas”, como dice Carlos, así que no se veían mucho las diferencias, solo que el más rico del pueblo era Don Elías y los demás eran el tío Basilio, la tia Engracia… si eran mayores y por el nombre (o mote) si eran jóvenes.
    Mi abuela que era “roja” de toda la vida, de las que cortaron el pelo al cero después de la guerra, iba a misa los domingos, imagino que más por ponerse de “tiros largos” que por devoción. Aunque cuando yo era pequeña y tuve una enfermedad en una pierna, prometió, creo que a la Virgen del Carmen, que iría un año vestida solo con un hábito a cambio de mi curación. Como me curé, ella cumplió su promesa. Parece ser que no estaba reñido el ser roja con ser medianamente creyente. Ese cura era un poco rojillo también e imagino que fue toda una revolución en el pueblo.
    Un abrazo, me encanta las cosas de Pablo (y tus dibujos que tienen tanta sensibilidad)

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Qué gran colaboradora eres Estrella. Aportas siempre información valiosa a los recuerdos de Pablo que, en el fondo, escribimos entre todos. La historia que no sale en los libros de Historia. Y claro que no está reñida la izquierda con la religión, en realidad sus ideales (verdaderos)son mucho más cercanos, aunque nos intenten hacer creer lo contrario Muchas gracias y todo mi cariño ☺️😚

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  7. Lídia Castro Navàs

    jajajaaj qué bueno que es este señor contando historias o debería decir que eres tú, pues tú nos las narras. La cuestión es que las historias de pueblo son las que siempre me han gustado (no sé si es porque soy de pueblo jajaja). Me ha encantado la historia del cura que rompió con las “normas de los riquillos”!! qué grande!!
    Geniales las ilustraciones con las escaleras mecánicas y tó!! 🙂
    Besos, note!!

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  8. palmeiralibre

    Qué bien transmites las historias de Pablo, Note. Esta del “frigo” me la leí el lunes a la carrera unos minutos antes de salir para la ópera sin tiempo para responder. Y, como cada vez me lío con más actividades, es a las tantas de la noche cuando puedo contestar y no todos los días. Lo bueno de ser la última en enviar el comentario es que te das cuenta del enorme interés que generan vuestras historias, dando pie a otras. La que cuenta Magdalena con tanta gracia puedo aseguraros que la viví. Pero las procesiones a las que asistí eran de madrugada: le lavábamos los pies a una imagen chiquitita de San Pedro en un riachuelo en las afueras del pueblo. En mis recuerdos de niña quedó grabado que el resultado era inmediato, a pesar de no llevar paraguas.
    Los curas de los pueblos casi todos tienen historias muy curiosas. Hace años leí “El abogado del diablo”, de Morris West y me reí mucho con el episodio de la cama de matrimonio del párroco y la criada. Esa historia sí que le tenía que gustar a Pablo… ¿Qué otra cosa podían hacer si el sueldo que percibía el señor cura no daba para dos camas y menos para calefacción?
    Y sobre la teología de la liberación, sólo comentar que un día de verano estando leyendo en una playa de Galicia “La teología de la Liberación” (Para comprender), de Tamayo-Acosta, pasó por mi lado un hombre que me dijo, casi increpándome: “Procura no leer ese libro delante de la gente”.
    Y aquí me quedo, porque me estoy alargando demasiado.
    Un abrazo grande.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  9. Daxiel

    Pablo tiene la capacidad de desestresar * (quitar el estrés ) la conflictiva actual, con la conflictiva de aquellos años, nunca escuche su voz pero me suena a bien “plantaa”…hoy estoy rebelde con las palabras, no?
    * no aceptada por la RAE

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  10. whatgoesaround

    Qué buena historia, divertida, entretenida y a la vez tan cargada de enseñanzas y de todo ese enorme peso a nivel social, moral, de costumbres, etc. No sé si me explico. Cosas que han sido parte de la cultura, la sociedad y la historia reciente españolas. No puedo opinar mucho de todo eso, no me he movido demasiado por esos ambientes ( y por misa, menos todavía). Genial el cura, creo que ya se está haciendo bastante famoso. Geniales las ilustraciones, muy bonitas, como siempre. Y creo que los abundantes comentarios que te dejan los lectores son un auténtico lujazo, ni más ni menos. Ciao.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s