Sol y sombra, “me acuerdo”

Hemos llegado andando hasta la playa y nos hemos sentado en la piedra de pensar. Llevamos un par de minutos en silencio, él haciendo rayas en la arena con su bastón y yo…De repente se levanta y me pregunta

-¿Sabes cómo conocía yo que había llegao el medio día? …Pues me colocaba así, con el sol en la espalda y si echando el pie p’alante – hace el gesto de pisar su sombra – me pisaba la cabezaaa

…es que había llegao la hora de parar a comer – se ríe, se sienta de nuevo y empieza a cantar –

🌫️🎶ya se está poniendo el sol, hacen sombra los terrones, mírale la cara al amo, verás qué mal gesto pone🎶🎶

Eso era un cantar que hacían las mujeres en la aceituna, queee había algunos amos que se les hacía poco la jornada de sol a sol y ponían mala cara cuando se acababa…Luego ya vino la ley de las ocho horas, perooo ¡ya pa’qué! – se ríe – Ahora yaaaa…voy con el sol a la espalda…y la sombra también…¡Ah! Había también una bebida que lo llamaban “solysombra” ¡Yo no sé porqué me acuerdo de eso ahora!

Anuncios

56 pensamientos en “Sol y sombra, “me acuerdo”

  1. Lídia Castro Navàs

    Fíjate que antes no se necesitaban relojes, la gente se guiaba por la luz y el cambio de iluminación. Muy representativa esa canción. La explotación laboral no era moco de pavo antes… Ains. Qué bien poder irse a caminar hasta la playa.
    Lo de la bebida te refieres a una copa de coñac y anís mezclados, ¿no? yo también lo recuerdo (vengo de familia en la hostelería. Mis abuelos tenían un bar y mis padres un restaurante. Yo salí “rana” y me dediqué a la docencia jajaja)
    Un saludo, note

    Le gusta a 3 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Sí, estaban más integrados en la naturaleza, vivían de ella y con ella, integrados en los cambios de luz, de temperatura. Y sí que es una suerte, lo reconozco, vivir cerca de la playa.
      Yo creo que mucho mejor la docencia que la hostelería, sobre todo por los horarios matadores (aunque sé que la docencia tampoco es un camino de rosas🤷😊) coñá y anís es el “combinado” llamado sol y sombra que recuerda Pablo. Un abrazo, querida Lidia

      Le gusta a 3 personas

      Responder
  2. carlos

    Que verdad contiene esa canción, creo que redujeron la jornada laboral para que diese tiempo a gastar el pedazo de sueldo que pagaban. El primer reloj me lo trajeron desde Canarias porque en la península eran carísimos. Entonces se gastaban bebidas fuertes para combatir el frío y el cansancio y se mezclaba el anís de chinchón con el coñac porque las bebidas blancas tenían fama de emborrachar. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  3. lunapaniagua

    Qué bueno, reloj de sol humano. Yo siempre tengo esa sensación de que, aunque los avances en tecnología son buenos, también nos alelan y nos hacen perder instinto y recursos.
    Lo que sí fue un avance sin peros fue la reducción de jornada, aunque estamos volviendo atrás y perdiendo lo que tanto costó conseguir.
    Abrazos 🙂

    Le gusta a 3 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Sin duda estamos volviendo atrás, con la excusa de la crisis y el corporativismo empresarial, los derechos laborales se nos escapan de las manos. He oído a treintaañeros(muy bien preparados profesionalmente) decir que está “mal visto”(el mal gesto del amo) en su empresa salir a tu hora, ni esperar sobresueldos por 👉horas “extras”👈
      Abrazotes, Luna

      Le gusta a 2 personas

      Responder
      1. lunapaniagua

        Sí, compañeros que miran mal a los que salen a su hora. Yo he visto -cosas que lamentablemente sí creerías- trabajadores en una empresa con eres de suspensión y reducción, ir a trabajar en vacaciones o meter horas extras sin fichar. Fichar a su hora y volver a su puesto.
        Que es verdad que la necesidad manda, pero también que falta empatía, compañerismo y principios.
        (Pasando Valencia, no sé si os he visto entre los naranjos, je, je)

        Le gusta a 1 persona

  4. Belita

    Mi abuela me enseñó a hacer eso, de tal manera que ahora de grande calculo la hora solo con ver el sol. Casi siempre le atino, funciona para asombrar a los chicos jaja Buen fin de semana, un abrazo muy fuerte a Pablo y a ti.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  5. Chronosfer2.wordpress.com

    ao conhecer Machu Picchu, no Peru, um dos momentos mais significativos para mim, em meio a tanta energia, foi o relógio de sol construído pelos Incas. fascinante: sombra e luz e o tempo vivendo o tempo. teu texto magnífico, sentido, me trouxe esse dia passado na cidadela inca. muito obrigado. um grande abraço.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Que bom comentário Chronosfer, como eu sempre leio você derramando sensibilidade e ternura por aí. Tem que ser uma experiência fantástica, religiosa, para visitar essa obra-prima da arquitetura Inca. Fico feliz em saber que a história de Pablo fez você se lembrar dele. Tudo é unido como luz e sombra, de uma maneira mágica. Abraços

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  6. Estrella RF

    Esos recuerdos de Pablo son maravillosos, el sol y la luz del día como reloj natural. Y las canciones, había canciones para todo, ahora aprendemos el “despacito” porque suena todo el día en la radio o en la tele, pero entonces se inventaban para los quehaceres de todos los días. Mi madre sabe muchas canciones antiguas y me encanta oirlas.
    Y lo de trabajar de sol a sol, creo que se sigue dando en algunas partes, desgraciadamente cada vez más… retrocediendo en derechos, ¡qué pena!
    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Me alegra mucho tu comentario, Estrella querida y esas canciones antiguas de tu madre, que no se pierdan, cántalas tú también o déjalas por aquí en tu blog con tus siempre sentidas palabras.
      Lo de las jornadas laborales y los derechos, es una pena que vayan escribiéndose tan torcidamente en estos días, sí 😒 (habrá que luchar para enderezarlo)
      Un abrazo y todo mi cariño ☺️

      Le gusta a 2 personas

      Responder
  7. tecuentodeviajes

    Sin duda querida Note, Don Pablo sabe escuchar a ese bosquimano que todos llevamos dentro 😉 Antes estábamos mas conectados con nosotros mismos, con la naturaleza, con los demás y con los ritmos circadianos…Ahora ni si quiera sabemos vivir con el sol, que es quien marca nuestro birorritmo… realmente, en muchos aspectos, vamos contra natura. Sin duda en esta tecno-era…estamos paradójicamente más conectados que nunca y a la vez más desconectados.

    Me gusta imaginar a Don Pablo cantando 🙂 Esas cancioncillas espontáneas me llegan como un síntoma de salud, de buen ánimo, de vitalidad,…Y me interesan esas letras que hablan de realidades sociales… aunque esta vez la realidad fuera, triste y fea 😦
    Gracias por compartir y hacernos un huequito en esa agradable piedra de pensar 🙂 . Dos abrazos a repartir, buen fin de semana linda Note. Fdo: La Bosqui 😉

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Le has pillado el punto en seguida, Pablo da totalmente la imagen de ese bosquimano que se pasa dos horas corriendo con una botella de cristal en la peli “los dioses deben de estar locos”, es menudo, nervudo y perfectamente integrado en el paisaje(en cualquier paisaje). Está alegre y vital(con algunos altibajos propios de la EP), creo que la música es lo que mejor se graba en la memoria y siempre se le viene a la cabeza algún estribillo a propósito de algo que oye o cree oír en su cabeza. Muchas gracias a ti por venir, que sé los muchos blogs bonitos que hay(cada vez más) y el tiempo que requiere leer y participar con todos. Te deseo un buen finde, viajera admirada y te envío cariños 😊😙

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  8. Antonio Pavón Leal

    Los hombres de campo son depositarios de una sabiduría en vías de desaparición. En mi pueblo, y en todos, los trabajadores agrícolas miraban el sol y por su altura sabían la hora. La de comer era la más importante, por supuesto.
    Ya te he dicho que tus relatos me resultan sumamente familiares. Y ahora a brindar con una copa de sol y sombra, sólo un traguito porque es un combinado con demasiada graduación.
    Buen fin de semana a ambos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  9. noteclavesilustracion Autor de la entrada

    Querido Antonio, cuánto me alegra saber que la memoria de Pablo (me repito, sí) despierta otras memorias y crean esa familiaridad con sus contares y cantares. Brindo contigo también con ese solysombra que nos bebemos sólo a medias para que no nos de un mareíto. Un abrazo y mi agradecimiento por la visita

    Le gusta a 3 personas

    Responder
  10. Magdalena

    Querido, o querida, note: Igual que siempre, un placer leer tus pequeñas/grandes historias, tan llenas de sensibilidad y cariño.
    El solysombra me hizo recordar a una tía abuela que vendía pescado en la plaza. Las “regateiras”, concretamente mi tía María, iba todas las mañanas, antes de sentarse con su “patela” de pescado a la intemperie (antaño no había plaza de abastos) a un pequeño bar muy cercano a donde estaría tocando con su buguina para avisar a la gente de que el pescado fresco estaba disponible. En aquella taberna, pedía una copa de aguardiente de nuestra tierra para soportar el frío y la humedad de la cruda “invernía”. La tomaba de un solo trago y, sacudiendo la cabeza igual que un pájaro sacude sus alas de las gotas de lluvia, decía: ” ¡Ay, o que toman os homes! Bótame outra. ( ¡Ay, lo que toman los hombres ! anda, échame otra ).
    Vivió hasta los 100 años. El orujo, tiene un poder revitalizante asombroso; con, o sin el “conxuro da queimada”.
    Besiños palmeiráns para todos.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  11. noteclavesilustracion Autor de la entrada

    Querida Magdalena, cómo me gusta todo lo que dices, la historia de tu tía abuela, esas palabras tan poéticas: regateiras, patela, buguina(bugui, bugui), conxuro. Y ese “bótame outra” que viene siendo como “tócala otra vez, Sam” de Casablanca. Un lujazo tenerte aquí leyendo las crónicas de Pablo y esos besiños palmeiráns, que saben a gloria. Yo te envío mi admiración y cariño desde este pequeño rincón mediterráneo
    P.D. “querida”

    Me gusta

    Responder
  12. palmeiralibre

    Me encanta lo de “la piedra de pensar”. En cuanto llegue a Galicia buscaré una -tengo muchísimas para elegir- y en mis meditaciones frente al mar seguro que emerge la figura de Pablo con sus enternecedoras y pícaras historias. Son tantos los temas importantes que se desprenden de sus recuerdos que falta espacio y tiempo para responder a todos. Y tú… ¡Menudo poeta nos has salido con esos “recuerdos apoyados en los muros” y demás! ¿O, tal vez, menuda…? Es que no sé a qué carta quedarme.
    Ah, ¿cómo se dibujan los recuerdos? ¿Lo sabes tú?
    Un abrazo inmenso para los dos.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  13. noteclavesilustracion Autor de la entrada

    Querida Palmeira “libretequierocomoarroyoquebrincadepeñaenpeñaperonomío”🎶🎶🎶
    Busca esa piedra y cuéntanos tus meditaciones por aquí
    y no sé si sé dibujar pero dibujo porque me place y si te place (a la luz)
    Ese abrazo extensible que me quedo y ahí va el mío 😙😙

    Me gusta

    Responder
  14. Pingback: Un cursillo acelerado | Palmeira lugar de encuentro

  15. evacobogonzalez

    Genial, y muy auténtico. Tengo una vecina de 85 años. Me contó que ella esperaba a que el sol rozara una piedra de la chimenea para empezar a pelar patatas y hacer la comida. Tenía nueve años y cinco hermanos a los que alimentar mientras su madre trabajaba en el campo. Y nosotros nos quejamos!!! Un abrazo y gracias por la historia Note!!!

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s