Ya está abrochao

Se sienta a abrocharse el cinturón y pelea un buen rato con la hebilla y sus dedos

-¡Ay que ver!

-¿Te ayudo?

-Si es que me estoy acordando de un cantar que decía “Hay que ver hay que ver las ropas que hace un siglo llevaba la mujer” -mientras habla no deja de luchar con su cinto- Era un cantar muy famoso…¿Tú no le conoces? Seguía diciendo -canturrea- “Creo yo, creo yo, que con una de esas faldas se hacen lo menos dos…”  Pero no hace tanto que llegó un día mi abuela, ¡yo no sé pa qué!, sería pa llevarnos alguna merienda a mi primo y a mi…es que había que estar cuidando los melones pa que no selos comieran los cuervos…La cosa es que fue llegar mi abuela y ponerse a llover, no mucho, así un llovizneo, pero que te cala si te quedas quieto…y entonces mi abuela empezó a quitarse faldas y nos dio una a mi primo y otra a mi y ella se agarró de otra y se la echó por’cima de la cabeza…¡Y todavía le quedaban faldas debajo!- se ríe- ¡Qué cosas se le quedan a uno en la cabeza!…Ya está ¡abrochao!

31 pensamientos en “Ya está abrochao

  1. lunapaniagua

    Al principio he pensado que no le ataba porque no le llegaba, como has contado alguna otra vez…
    Qué buena anécdota, aunque me imagino que sí que sería “hace tanto”. Muy chulo el vídeo, aunque ocurrírsete grabarle cuando está peleando con el cinto… ja, ja.
    ¡Un abrazo y buen finde!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Es verdad que no le llega bien la cinta y por eso se le suelta la hebilla 😁Ya le he comprado otro más largo. Y lo de “no hace tanto”, es así para él, ya sabes que tiene una gran capacidad para viajar en el tiempo. Que tengas un buen finde y no devores a nadie, Luna😉 Y aquí los abrazacos 😊😙

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. carlos montalleri

    Eso de “hay que ver, hay que ver” era un cuplé de la época. Lo conozo porque mi abuela era mucho de cuplés en concreto de una artista que se llamaba Olga Ramos. Que genial la historia de la falda bajo la falda de la falda jajaja. Mira al menos, era útil para esas lluvias. Un placer visitarte y leerte. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  3. Laura Antolín

    Pienso que Pablo es una prueba de cómo la cultura ayuda a las personas a no desesperarse. Él, a la mínima dificultad (y no dudo de que su enfermedad le trae muchos contratiempos) va y se mete en el túnel del tiempo donde siempre hay algo, un recuerdo, un chisme, una canción, que lo rescata. Mientras, ya se acaba de abrochar el cinturón. Esa es la actitud, sin duda.
    Por so creo que tenemos tanto que aprender de él y que te estamos tan agradecidos por enseñárnoslo. (El vídeo, un puntazo.) Un abrazo, amigos. Como dice Alejandro Carrillo, el de Tinta Chida, “lo mejor es diario”.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  4. inspectordisaster

    ¡Ni una mijita ha engordado, y ahí está para demostrártelo, tan rechulo como siempre! La historia que Pablo cuenta entre tironcillo y tironcillo de cinto me recuerda a la abuela de un antiguo compañero de oficina. Como era muy, muy viejita, la trajeron del pueblo (de esos que todavía vivían en la España profunda que tan bien describe Cela) para que viviese con ellos en la capital. No hubo manera de que dejase los refajos, pero con lo que más sufría mi compañero era con esa curiosa costumbre de separar las piernas y, ala, chorrillo que va… Un besote.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  5. palmeiralibre

    Yo no cuidaba melones, pero –mientras comían los jornaleros- tenía que ahuyentar a las gaviotas que venían a zamparse el “patulate” (abono a base de algas y restos de moluscos y crustáceos) de la finca de mi abuela, que debía de ser un buen fertilizante.
    El vídeo me trajo muchos recuerdos de mi madre: la cuidé 22 años y, aunque tenía 102, el médico me aconsejó que le permitiese realizar por si misma todas las actividades de que fuese capaz. Procurar que te sientas útil es la mejor terapia.
    Me encantan las anécdotas de Pablo, porque me hacen evocar momentos vividos.
    Un abrazo muy grande para los dos.

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  6. Alvaro Salazar

    Abrochando recuerdos… Y lo mismo digo una barbaridad, pero el video me ha recordado a esas pelis del neorealismo de postguerra; blanco y negro, real como las piedras del camino. ¡Que bueno! (el video, las cosas de Pablo y este texto fiel y verdadero) Un abrazox2

    Le gusta a 2 personas

    Responder
  7. Julio G. Alonso

    Bien, muy bien. Pero la expresión correcta es: ¡Hay que ver! (que reproduces luego en la letra de la canción). La expresión ¡ay que ver! no forma parte del lenguaje coloquial o popular escrito, je,je,je… Felicitaciones. Disfruto mucho con tus historias.
    Salud.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Le estuve dando vueltas a eso, no creas que no, porque podía haberlo editado, pero tengo la sensación de que el primer ¡Ay! fue un suspiro que enlazó (haciendo un silencio en medio) con el “que ver”de la canción que se le vino a la mente. Me alegra mucho que hayas reparado en eso y que me lo apuntes aquí (yo no tengo una formación académica y seguro que cometo mogollón de faltas de puntuación y sintaxis) me escondo en la frescura del lenguaje de Pablo, pero me gusta que me apunten estas cosas y aprender mucho, con vosotros. Gracias una vez más y ¡salud! (que es el saludo favorito de Pablo, por cierto 😊

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder a saricarmen Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s