Las semillas de los Santos

Quiere plantar guisantes y habas, porque “esas semillas se ponen pa los Santos” y esta mañana estamos preparando el terreno. Cuando lleva un rato con la azada, doblando el espinazo, se acerca a una silla y se sienta. Le digo que descanse y yo sigo arrancando yerbas… No pasa ni un minuto y vuelve a levantarse continuando la tarea. Esta acción se repite varias veces mientras se queja, “que estoy baldao de los riñones y eso es porque siendo bien joven me hice un daño y lo apañaron llevándome al curandero de Los Navalucillos, que ¡miá tú! el resultao fue dormir sobre una tabla y reposo, sí reposo, a los dos días ya estaba otra vez trabajando y claro, por eso me veo así ahora“. Le doy una cerveza y le pregunto, si no será porque tiene muchos años, pero no me oye y ya está en la cocina de su casa diciéndole a su madre que su hermano “va arrastrando los pies y que se le ve padecer siendo tan chico  y yaaaa… consintieron en llevarle al médico de Talavera y le trajeron al pueblo escayolao to’l cuerpo… Es que entonces no se andaba al reparo de los hijos… si no llega a ser porque yo les advertíii…Pero deja eso yaaa y ven…” Si te escucho, le digo ” Yaa, pero no estoy a gusto qu’estés trabajando y yo aquí sentaaaao”

IMG_20171107_185043.jpg

39 pensamientos en “Las semillas de los Santos

  1. Elblogdeursulina

    ¡Si es que no hay otra que querer a Pablo … no estaba a gusto viéndote trabajar y él sentao!
    Cada día te superas con tus ilustraciones y tus relatos tan auténticos
    (perdona, no sé como llamarte a ti, no conozco tu nombre)
    Abrazo grande a los dos

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. carlos montalleri

    Imagino que la gente de la generación de Pablo es incapaz de estar quieto, porque su vida debió ser dura y con vaivenes como en una noria. Y si Pablo ve gente trabajando, se levanta a trabajar, a aportar su granito de arena, aunque le duela la espalda. La historia genial y el dibujo maravilloso. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  3. eldiariodesensi

    Mis padres tienen huerto y cuando llegaba la época de las habas, comíamos habas de todas las formas conocidas. Terminaba de ellas hasta la coronilla. Ahora sin embargo, que ya no los tengo cerca, echo de menos esas habas hechas de todas las formas habidas y por haber.😀

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  4. Laura Antolín

    Vete a saber, el hermano estaría baldado de trabajar…
    Sí, quedarse sentado mirando mientras otro trabajaba antes no se consentía, era de mala educación. De hecho es un privilegio de jubilados, eso de mirar cómo curran los albañiles en las obras. Pero en el campo los mayores no se jubilaban, solo los abandonaban las fuerzas, ya no vale uno para nada decían, aun así daban órdenes, aconsejaban, coordinaban las labores.
    A mí todavía me inculcaron eso de no quedarme pasmada mientras otros doblan el espinazo. Sin embargo no fui capaz de transmitírselo a mi hijo y me choca tanto cuando veo que se queda impasible, ni se inmuta, y hay que pedirle ayuda, suplicarle casi…
    Pablo estará algo débil por no poder comer más que flanes, pero se pondrá bien. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Hago trampa (flanes con pechuga de pollo y jamón de York 😉) Está bien alimentado, es sólo que quiere trabajar como si tuviera 30 años, pero es normal que se canse de cavar con el cuerpo doblado con 89. Lo que me ha hecho gracia es que en esos momentos no se da cuenta de su edad, no es consciente del tiempo que pasa, porque el viaja al pasado con una facilidad pasmosa

      Le gusta a 2 personas

      Responder
  5. palmeiralibre

    ¡Qué buena ilustración y qué bonita historia…! En mi pueblo -habiendo dos médicos- en cuestión de trastazos, contracturas, esguinces y cosas por el estilo, se acudía al curandero. Se le llamaba “menciñeiro”. Y que Pablo no me corrija… Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Sí, parece que es frecuente, no centrarse en el hecho cierto de la vejez, cuando llega, para buscar excusas en hechos pasados. Y quién sabe, a lo mejor es así, una decisión pequeñísima como la forma de colocar un pie cierto día en esta o aquella situación, lo que habrá cambiado la historia…😊😙

      Me gusta

      Responder
  6. inspectordisaster

    Mi hija también se hizo “un daño” en la clavícula y un mir en prácticas hospitalarias la apañó en un pispás con un corsé de escayola que iba desde el ombligo hasta el cuello con el brazo en cabestrillo. Al día siguiente hubo que volver al hospital para que se lo quitasen con una sierra eléctrica porque se estaba poniendo morada por la falta de aire. Estoy con Pablo: lo de tomarte una cervecita mientras el otro está trabajando… pues como que no es lo mismo. Un beso regordo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  7. Alvaro Salazar

    Se podría titular “La montaña y el caminante” y se lo dedico a Pablo:

    Solía encontrármelo al pie de la montaña. Caminaba encorvado y cargado de años, ayudado de un viejo bastón; como yo, siempre iba solo.
    Con el tiempo, me acostumbré a él.
    Le veía venir y me paraba a esperarle. Entonces nos saludábamos con un gesto, sin intercambiar palabra.
    Un día, dejé de verle. No le he olvidado.

    También es para ti, historiador a colores y cuidador de primerisima división. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Se lo leo, le digo que lo que escribo aquí de él lo lee mucha gente buena y que le envían siempre cariño “y ¿Lo cuentas todo ahí?” Sí, las faenas también. “¿Qué faenas? Seguro que cuentas lo del dulce, ¡con ese vicio que tienes de decir que como ná más que dulce! “-se levanta y se tambalea un poco hasta alcanzar el bastón- “

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s