El agua, la tierra, el mar

-Mira Pablo, qué aire tan bueno y ese castillo ¿A que en tu pueblo no hay castillo? Es que este pueblo antes estaba allí bajo, por eso se llama “…de la Vega” Pero hubo una epidemia, yo no sé cuándo, en tiempo de los moros pué que fuera y subieron el pueblo aquí a lo alto. Y eso era todo regadío y “habían” manantiales y todo estaba sembrao y se vivía de lo que se iba sacando, tomates, judías, pimientos…Y, las tormentas, ¡qué miedo! Es que yo era pequeña y vivíamos allí bajo, en la ermita y teníamos que abrir y cerrar las esclusas para regar los campos de “alredor”…Pero luego nos fuimos a Madrid, mis hermanos y todos…y entonces hicieron aquí un aparcelamiento (*) de tierras y juntaron las huertas de la Vega, luego se repartieron a su gusto y manera, entre los que mucho tenían y seguían en el pueblo, y a nosotros nos dijeron que nos había “tocao” un trozo allí lejismo y de secano, que no valía pa ná y que los cachitos de huerta tan “gúenos” que teníamos, pues que ya no eran nuestros y mi hermano… ¡Uuuuh! cómo se puso, pero de ná le valió al pobre…Y ahora ya tó está perdío, hasta los caminos… tó abandonao y ni huertas, ni agua… Y ¡mira!, por allí pasaba un río y ahora está seco y no llueve

– Pues donde yo vivo ahora, tengo una huerta y tampoco llueve mucho, pero hay un río muy grande…y muy salao

(*)La primera disposición sobre concentración parcelaria se promulga en España el 20-12-1952

Anuncios

31 pensamientos en “El agua, la tierra, el mar

  1. Máximo Disaster

    Qué pena, penita: ¡a cuántas familias han dejado sin el huerto de toda la vida la concentración parcelaria! ¡Y a cuántas constructoras ha beneficiado la posterior recalificación! Si es que no somos ná… Me encanta la conversación, pero la cara de Pablo atendiendo a las explicaciones de su comadre —con un gesto entre atento y de vuelta de todo— es lo más. Imposible no escribir un comentario con la sonrisa puesta, a pesar de los pesares. Un abrazote, note.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. Alfonso Cebrián

    La historia se repite. Cerca de Navahermosa, y del Risco de las Paradas, están los restos de Malamoneda, con ríachuelo y castillo, todo abandonado, no por la concentración, aunque es posible que por plagas e inundaciones ¿Quién lo iba a decir? Eso sí, un río mu grande no hay. Pablo sí que es grande.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Le he preguntado a Pablo sobre esto y se ha quedado pensando y diciendo “no sé” Pero luego me ha dicho esto: “Ese sitio que dices…¿Yo creo que hubo por allí una cárcel y mi abuelo Pablo estuvo allí, por un asunto de unas cabras…Malamoneda, que había uno que se quedó de piedra con la moneda en la mano, porque había hecho una traición…Malamoneda, sí, ya me acuerdo, cerca ya de Ciudad Real…”

      Me gusta

      Responder
  3. noteclavesilustracion Autor de la entrada

    Pues hablando de tecnología, yo ya te he contestado varias veces a este comentario y creo que me he quedado con la palabra en la boca, pues no se ven por aquí. (Y qué bonita palabra enxebre, gracias por pronunciarla) y ahora mismo le doy ese beso a Pablo de tu parte😊

    Me gusta

    Responder
      1. elarboldelchanchito

        Jajaja bueno siendo así, puedo decir que leo tus historias, veo tus colores y siento que son cálidos como una tarde, abrigados como y abrazo, eso teniendo en cuenta que los leo a las 4am 😜

        Le gusta a 1 persona

Responder a elarboldelchanchito Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s