Una de guerra en el centro comercial

Ahora que me fijo en esos muñecos me acuerdo de una cosa que pasó en la guerra IMG_20170730_151736.jpgEn el pueblo vivíamos tranquilos, no llegaban los bombardeos, pero una vez se presentó un avión alemán, que eran los aliados de Franco y se lió a tirar bombas y, ¡fíjate! una niña que andaba al cuidao de su hermano pequeño, salió corriendo con él en brazos hacia el refugio, pero volvió pa trás por un muñeco que se había dejao y el muchacho, lloraría por él o yo que sé …¡Reventaron los dos!  Pero mira tú por dónde,  venían hacia el pueblo dos milicianos que al ver el zafarrancho, idearon subirse a un alto que hay a las afueras y desde allí, ellos cuerpo a tierra, boca arriba y con los fusiles apuntando al cielo… esperaron a que la avioneta volara por’cima de ellos y la esribaron a tiros…El alemán saltó en paracaídas y se entregó… Luego le intercambiarían por otros prisioneros, porque ¡un alemán vale más!…Pué que murieran dos o tres más ese día…y a refugio, que nunca se sabe dónde te toca…Pero lo de esa niña fue muy sentío…Y ¡miá tú! yo que estaba jugando en la era con otros muchachos, no nos pasó ná…

14 comentarios en “Una de guerra en el centro comercial

    1. noteclavesilustracion Autor

      Cuando veo reportajes sobre la vida cotidiana en países en guerra, me admira esa adaptación a cualquier circunstancia, sobre todo de los niños, porque creo que es una especie de sistema inmunológico que tenemos frente a la locura. Me alegra que tus recuerdos sean diferentes, por ti y por todos tus compañeros de generación 😊😘😘

      Le gusta a 3 personas

      Responder
  1. Alvaro Salazar

    A mí me parece (no sé, es solo un parecer) que a los ojos de Pablo continuamente regresa el niño que fue Pablo. En las guerras, los niños encuentran tiempo, materia y razones para dar rienda suelta a la fantasía. Así sucede en la película “La vida es bella” y asía hacía el Martintxo del libro “La lengua de los secretos» de mi paisano Abrisketa el cual, en vez de correr como todo el mundo en dirección al refugio, lo hacía en sentido contrario, para saludar al piloto.

    Es curioso, los niños de la guerra, ya adultos, hablan de ella como un campo de aventura. En cambio, los adultos de la guerra guardan silencio sobre ella.

    Un abrazox2

    Le gusta a 2 personas

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor

      Pues a mi parecer (que también es sólo un parecer) tu parecer es muy certero. Pablo conserva de esos años unos recuerdos inolvidables, tan nítidos, tan detallados, como sólo pueden proporcionarlo las aventuras vividas de verdad con la imaginación, como esa preciosa imagen del niño saludando al avión (tengo que leer ese libro!) Esos abrazos!

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  2. Máximo Disaster

    Sabía que al llegar a casa me estarían esperando algunos relatos de Pablo y ¡eso hace la depre post-vacacional bastante más llevadera! Su sentido práctico (que tu transmites maravillosamente) te arranca una sonrisa incluso cuando se trata de relatos con final triste. Permíteme que haga aquí también una referencia al comentario de Álvaro: al igual que tú, creo que es precioso: la imagen del chaval corriendo para saludar al piloto no tiene precio. Un abrazote.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s