De la edad y su reflejo

Se queja de un “pesar” en la espaldaIMG_20170530_173302230.jpg

– Esto es del daño aquel que me hice cargando piedras siendo chico… No serían ni quince, los que tenía… Es que hizo trampa mi padre pa que me admitieran con los hombres. Pero, claro, luego ya no pudo reclamar por el daño, porque no había dicho verdá…Y me llevaron a un curandero que me dio unas friegas y pa casa a dormir en una tabla. Y claro, no quedó bien curao… A mis hermanos en cambio, bien que los llevaban hasta Talavera a los médicos…

Veo que esa tendencia hacia el resentimiento no le viene bien, ni a mi tampoco. No quiero que se lleve a la cama ese runrún y se desvele.

– Pero eso ya se habrá curado. Lo que te duele ahora será por …¡ por la pila de años!

– ¿Cuántos años dices que tengo?

– Ochenta y nueve

– ¡Uuuuuh, esos son muchos! Sí me veo yo en el espejo que…¿Sabes lo que le pasó a mi abuelo una vez? ¡Cá! – se ríe- Ahora se me viene al recuerdo…pues que se topó de frente con un espejo grande que había al subir la escalera de mi casa y estuvo un buen rato hablando con él, como si fuera otro, hasta que subió mi madre a ver con quién hablaba. “Es que yo no me podía imaginar que estoy tan viejo” y que dijo.

Anuncios

17 pensamientos en “De la edad y su reflejo

  1. Laura Antolín

    Ay, los espejos…
    Mi bisabuela, Cecilia, al pasar delante de un espejo se llamaba a sí misma “máscara” con rabia y desprecio. Tenía muchos años (aunque no sabía precisar cuántos). De joven había sido guapa.
    Las espaldas, por muchas refriegas, siempre recuerdan las cargas, los pesares…

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. reflexionesdenatali

    Hola,

    Lo prometido es deuda, así que ya me tienes por aquí investigando, y metiendo la nariz entre tus escritos, reflexiones y dibujos!, que por cierto, me han sorprendido y gustado, ya que siempre me fascina ver la carga personal que hay en cada escrito, y en tu caso, corrígeme si me equivoco, se trata de una implicación de vida …

    Cuando estudiaba, a veces hacía “canguros”, cuidando a personas mayores, así que en alguna situación disparatada, tardes de recuerdos, vida en “Matrix” 😉 ya me encontré, aunque supongo que tu experiencia es mucho mayor!. Para no seguir enrollarme como una persiana, voy a lo concreto!, me ha divertido la anécdota del Espejo; sin embargo, se trata de una confrontación de sentimientos, porque uno no sabe si reír o llorar, opto por lo primero sin lugar a dudas!, ya que el protagonista no se merece ni un ápice de tristeza sino todo lo contrario, aixxxx ….cuánta ternura, carga, energía, vida!

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Pues que ha desaparecido el mensaje que acabo de escribir (que me había quedado muy bonito) en esa otra dimensión que aquí se nombra…era algo así como: que no te voy a corregir, está crítica que me haces tan larga, avispada y minuciosa y te ponía un enlace para la película Melinda & Melinda, porque te veo cinéfila. Y va de esas dos formas de contar una historia y de mirar la vida, comedia y tragedia. Recojo ese abrazo y me lo quedo

      Le gusta a 1 persona

      Responder
      1. reflexionesdenatali

        Hola “Noteclavesilustracion” 😉

        Qué pena que se borrara el texto, seguro que te había salido genial, ¡a la primera suelen salir cosas buenas!; sin embargo, es lo que tiene la tecnología, ventajas e inconvenientes (ahora que lo pienso, “como todo”). Bueno no era una crítica, dejémoslo en “reflexión” 🙂 ¿te parece?. Mil gracias por la recomendación!, prometo verla!.

        Un saludo y buen Finde!

        Me gusta

  3. saricarmen

    ¡Uy! No quisiera sorprenderme un día hablando con el espejo como si fuese otra persona…
    El dolor de comprobarlo es para quienes te rodean; que ya esas alturas uno estará como en otra dimensión, supongo.
    ¡Gracias por tus notas y dibujos!
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Bueno, no es tan trágico, SariCarmen querida. Este hombre al que se refiere era muy mayor, era sordo (por lo que imaginaba que el “otro” le contestaba) y el espejo estaba un poco en penumbra… Además fue una anécdota que recordaron después alegremente, todos. Lo de estar en otra dimensión no parece tan malo, todo depende de la perspectiva.
      Recojo ese abrazo

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s