¿Será posible? ¡A quién se le ocurre!

A veces entra en un estado de exaltación y gesticula con ojos y manos mientras cuenta su historia, sobre todo si es la tercera vez. La de hoy,  la ha contado muchas veces y a mi me cuesta ya poner cara de asombro. IMG_20170526_175229448.jpgLe pasó a su primo, hace muchos años, recién emigrados a Madrid. Parece que recibió su jornal en un sobre y paró en un bar de Cuatro Caminos a tomar algo con los compañeros  y para pagar, según cuenta Pablo, sacó todo el dinero sin esconderse, porque le gustaba mucho presumir. El caso es, que ya en el metro, de regreso a casa, se tentó el bolsillo y vio que le había desaparecido el bulto del dinero.

– Y al tonto, porque hay que ser tonto pa hacer eso, no se le ocurre otra cosa que ir a denunciarlo a la comisaría y con exigencias de que encontraran pronto al ladrón porque y que ellos bien sabían quiénes eran los que se dedicaban a eso en el metro…Y los policías, claro, le preguntaron que qué llevaba en la cartera de documentación y va y les dice ¡que el dinero lo llevaba en un sobre! ¡Pero tío zopenco! ¡Si el dinero no tiene nombre!

Anuncios

17 pensamientos en “¿Será posible? ¡A quién se le ocurre!

  1. lunapaniagua

    Se me hace familiar eso de escuchar la misma historia y poner cara de asombro… Y la ternura (y pena) que se siente verle contarla con la ilusión de que es la primera vez…
    Tiene razón Pablo, un poco tonto ya fue su primo, pero así somos los de pueblo, confiados!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Sí? Te resulta familiar? Yo creo que se hace más veces de lo que se piensa, eso de “dejarse llevar del entusiasmo” y volver a contar algo que acabamos de contar. Algo así como un motor de dos tiempos que a cada vuelta del cigüeñal produce una explosión y vuelta a empezar=)

      Le gusta a 1 persona

      Responder
      1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

        el Alzheimer y el Parkinson se parecen bastante en la dificultad para mantener la atención, en la disminución de la velocidad del procesamiento mental. En la pérdida de memoria inmediata. Es como la escena de “2001 odisea espacial” en que HAL está siendo desconectado

        Le gusta a 1 persona

  2. Estrella RF

    Creo que tienes que sentir por él una gran ternura, además de todo el cariño.
    Sus recuerdos son su vida y seguramente son los que le mantienen activo y vivo, aunque se pierdan por recovecos de la mente que se escapan a nuestro razonamiento…
    Tus ilustraciones me encantan.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. noteclavesilustracion Autor de la entrada

      Muchísimas gracias. No tengo otras palabras para agradecerte este gran honor que me haces de subirme a tu blog “(…)pero siento en la tarde que declina el hoy tan lento y el ayer tan breve. Buenos Aires, yo sigo caminando por tus esquinas, sin por qué ni cuando.” -Borges-

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s